Richie Ramone: Gran noche junto a una leyenda

Por Pablo J. Gasc

Una grata tarde capitalina, y, junto a mi hijo, nos encaminamos a la Sala RBX a disfrutar de un verdadero evento para los amantes del punk. Una navidad anticipada. La esperada presentación de Richie Ramone. Quien, como era de esperarse, traería los clásicos, así como su tercer y más reciente disco solista “Live to Tell”.  

Conocí a los Ramones a principios de los ochenta, cuando vivía en Long Island, Nueva York. Mi vecino tenía sus discos y, debo reconocer, que, aunque no me caía bien, el gringo escuchaba buena música. De ahí, nunca más los dejé de escuchar. De hecho, el punk de Nueva York tiene un lugar importante en el soundtrack de mi vida, y, nunca tuve la oportunidad de ver a los Ramones en vivo. Por eso, esta noche era ya especial para mí, y que mejor compañía que mi cachorro. 

Como llegamos temprano, nos sentamos a disfrutar de un schopito y una bebida, bien heladitos, para matar un poco el calor. Como soy conversador, en la mesa de al lado estaba sentado un chiquillo grandote, con cara de buena gente, polera negra y tomando solo. No lo dudé y le metí conversa. Era Cesar, oriundo de Villarrica pero que ahora vive y trabaja en La Serena.

Cesar nos contó que desde hace años es fanático de los Ramones, y que el jueves había viajado a Santiago solamente a que Richie le firmara su libro “Ahora lo sé mejor: mi vida antes, durante y después de los Ramones” (I Know Better Now: My Life Before, During and After the Ramones), si no lo han leído, se los recomiendo. Lo espero un buen rato y al final, no solo sacó la dedicatoria, sino que pudo conversar con él. “La vida se vive una sola vez” me dijo Cesar, “y esa oportunidad no me la podía perder”. 

La primera banda ya estaba lista para subir a escena y me confirmaron que sí, podría entrevistar a Richie en su camarín antes de que subiera a dar su presentación. Una noche redondita. La jornada se iba haciendo aún más memorable, épica. 

Los encargados de abrir la jornada fueron la banda de punk rock y Oi! creada en pandemia “Los Problemas”. El quinteto, que esta noche estuvo corto de un miembro por problemas de salud de su bajista, entregó su material de manera perfecta y sólida, llena de energía.  

Luego, vino el turno del rapcore de una banda con amplio recorrido e impecable trayectoria, liderados por Alex de la Fuente, 2X, quienes presentaron el material de su mítico disco “Pateando Cráneos”, y terminaron de prender a la audiencia en espera del plato de fondo. 

Mientras se preparaba todo para el show estelar, me llevaron al camarín de Richie. Donde, sentado en un sofa bajo, con su típica chaqueta de cuero negra, me recibió y partieron las preguntas. 

Hablar de la influencia de Richie Ramone en la música punk está de más. Su participación como integrante de The Ramones fue fundamental para la creación de verdaderos himnos que han marcado e inspirado a muchas generaciones, y que se mantienen vivos y vigentes en las radios. Temas como “I Wanna Be Sedated” y “Blitzkrieg Bop” ejemplifican de manera perfecta la perdurabilidad de su estilo único en la batería. En su momento, Joey Ramone comentó: “Richie salvó a la banda en lo que a mí respecta. Fue lo mejor que les pasó a los Ramones. Devolvió el espíritu a la banda”. 

¿Qué tal ha sido la respuesta a tu nuevo disco? 

RR: “Estamos muy satisfechos con nuestro nuevo álbum, que ya es el tercero como solista, y la respuesta ha sido excelente. En todos los lados en que nos hemos presentado la gente ha estado prendida. El nuevo material ha gustado”. 

En tu libro no profundizas mucho en tu tiempo con los Ramones ¿Por qué? 

RR: “Mi vida es más que solo ese período” responde. “Hay como veinte libros que cuentan la historia de los Ramones y toda esa mierda. Mucho se ha hablado de todo eso, y quise escribir de lo que no se conoce tanto, mis primeros años, mi juventud, mi vida, y todo lo que ha pasado después. No quise hablar de lo que ya todos conocen”. 

Un libro, nuevo disco ¿Qué planes tienes para cuando termines la gira? 

RR: “Más de lo mismo, trabajar en un nuevo disco, hacer giras, trabajar en películas. En general, disfruto mucho de lo que hago y no quiero dejar de hacerlo”. 

“La gente me hace sentir su cariño donde vaya. Aprecian el trabajo realizado y siempre me lo hacen saber y sentir, y yo siempre trato de devolverle el cariño a través de mi trabajo” concluye. 

Has trabajado con otros artistas ¿Hay alguien con quien quisieras trabajar ahora? 

RR: “No he grabado con tanta gente, y en verdad me gusta trabajar con mi propia banda, en todo caso, no me cierro a las posibilidades, si alguien quiere trabajar conmigo hablemos de dinero” comenta con una sonrisa “mi banda es mía, y ahí hago lo que quiero, si alguien quiere que trabaje con él o ella, tenemos que hablar de dinero”. 

¿Siempre estás componiendo? 

RR: “No siempre. Ahora he hecho mucha actuación. He participado en varias películas, eso también me gusta y toma tiempo”. 

¿Qué proyectos tienes en carpeta? 

RR: “Este año trabajé en “Protege Moi”, en donde soy el Rey de los Vampiros, “YouthQuake”, “2:59” donde soy Soren el clarividente y una serie para televisión llamada “#THETEA”, en donde soy el director. Una ya está por salir, las otras se encuentran en post porducción” concluye. 

Finalmente llegó el momento de que Richie subiera al escenario. Abrió el show tocando la batería, con el tema “Durango 95”. Luego continuó repasando los temas de Ramones y sus temas solistas, “Howling at the Moon”, “I Wanna Live”, y “Live to Tell” (de su último disco). No podía faltar “Blitzkrieg Bop” y ahí, todos saltando y cantando “Hey Ho Let’s Go”, con mini moshpit incluido. Poco más de una hora de un gran espectáculo.  

Richie es una leyenda viviente, incansable, tremendamente talentoso y versátil. Los asistentes felices, al final compartieron con un grande, muy humilde y cercano a pesar de su apariencia ruda y seria. Para mí, una noche largamente esperada, un gran show. Felicitaciones a la producción, y que se repita.