Evolution, un tributo a Journey de nivel mundial

Por Pablo J. Gasc 

El miércoles por la noche, la Xime salió con sus amigas, como de costumbre, y a eso de las 10 me manda un mensaje comunicándome que el jueves se presentaría una banda tributo a Journey en Olmué, la pregunta era si me animaba a ir. Después de unos días de intenso calor en la zona central, una escapada fuera de Santiago era claramente un gran panorama. Mi respuesta fue un animado “ya pos, no se diga más”. 

Llegué a mi segundo hogar en Limache como a las siete, y de ahí nos arreglamos y perfumamos, el show estaba anunciado para las 21 horas, y no me lo quería perder. La noche estaba grata, ideal para la escapada. 

Debo reconocer que hace tiempo tenía ganar de ir a ver a los Evolution, pero, lamentablemente, nuestras agendas no se habían podido cuadrar. Que patudo. La cosa, es que me habían hablado mucho de ellos, y tengo un par de amigos que son unos declarados fans de la banda. 

Llegamos con tiempo, nos aperamos en nuestra mesa y pedidos unas cositas para amenizar la belada. El lugar era el Terra Viva, un centro de eventos en Olmué, un multiespacio impecable. Bien pensado, cómodo, ideal para ver un espectáculo en vivo, esta vez, al aire libre, en el patio posterior. Ya mencioné, el multiespacio se adapta perfectamente para cualquier ocasión. Dicho esto, Puntuales, los Evolution subieron al escenario, primero los cuatro músicos, a preparar la atmósfera para la llegada de Nico Cid, el doble oficial de Steve Perry en Chile. 

Nota aparte, debo reconocer que se pasó, de verdad es un gran doble, no solo en el aspecto físico, ya que desde el público se notaba igualito al gran frontman, pero luego del saludo, cuando comenzó a interpretar la selecta lista de temas quedé boquiabierto, en verdad, era escuchar al californiano Perry. Se pasó. 

El show fue increíble, mucho mejor de lo que esperaba, porque en sí, producto de todo lo que había escuchado de la banda y sus presentaciones, llegué con altas expectativas, y en verdad, me dejaron pá´dentro, colmaron mis espectativas y las superaron.  

Si bien Nico Cid hace un tremendo trabajo con su voz y simpática personalidad, me saco el sombre ante él, no puedo dejar de mencionar a la banda de apoyo, integrada por Sergei Becerra (guitarra), Jorge Fritz (teclados), Francisco Pérez (bajo) y Rodrigo Salazar (batería), ellos también sacaron nota siete. Impecables, perfectamente afiatados, tremendamente profesionales. 

Los exquisitos solos y armonías creadas por Neal Schon y Jonathan Cain brillaron. Evolution puso en escena un pedazo de show; grato, ameno, divertido, emocional.