El Festival Udara se sacó un siete

Por Pablo Jota

El pasado fin de semana se realizó, en la hermosa explanada del Parque Cultural de Valparaíso, otrora cárcel pública, mítico lugar rescatado para servir a la comunidad como centro de reunión familiar y la cultura, la Octava versión del Festival UDARA Mujeres y Rock. 

Nos estacionamos por la calle Urriola, y de ahí, Google Map nos dijo que estábamos a 15 minutos caminando de nuestro destino. Debo reconocer que el subir y bajar escaleras en los cerros no fue cosa fácil para un santiaguino cincuentón, los kilitos de más me quisieron pasar la cuenta, pero no pudieron. Igual debo reconocer que en un minuto pensé que la mina de Google era media sádica, ¿cómo no iba a haber una manera más fácil de llegar? En fin, junto a mi compañera lo hicimos, llegamos al festival y, al final, el esfuerzo valió la pena. 

El clima en el puerto estuvo perfecto para disfrutar de un evento magnífico. Rodeados de un entorno maravilloso, disfrutamos de Rock realizado por mujeres en dos escenarios de primer nivel, actividades formativas, y charlas enfocadas en el trabajo de creadoras, gestoras culturales, investigadoras, educadoras e impulsoras del arte y rica comida, en general, dos días de entretención, cultura y esparcimiento para toda la familia.  

Durante los dos días del evento, los asistentes pudieron disfrutar de las presentaciones de dieciocho bandas provenientes de distintas partes del país, quienes mostraron lo mejor de sus repertorios, con puestas en escenas bien preparadas y producidas, en una producción que, en su totalidad, merece un siete. 

Surgido el año 2016 con el objetivo principal de generar espacios de difusión del rock creado por mujeres, además de promover instancias de colaboración y redes entre participantes, Udara ha crecido, ha madurado, y, en esta octava edición, se podría decir que lograron una consolidación absoluta. Secas. 

Catalina Blanco, presidenta de la Corporación Cultural Udara, comentó que “si bien este festival busca relevar y rescatar la expresión de las mujeres rockeras en el género rock y su circuito under, también – y es el objetivo que como productora me llena – logramos dar vida a un festival que da oportunidades laborales reales para mujeres del ecosistema de la música, llegando este año a un equipo técnico y de producción compuesto en un 90% por mujeres. Esto es motivo de orgullo, porque da cuenta de que el objetivo planteado desde los inicios del festival a mediano plazo, se va cumpliendo y va forjando una marca y una manera diferente de hacer las cosas”.

Su aporte es innegable, no solo como vitrina, sino, además, como un estamento necesario en un área históricamente asociada, principalmente a hombres, no olvidemos que el patriarcado machista que se ha vivido en el país ha sido una muralla difícil de escalar, pero que, con esfuerzo y mucha dedicación, el colectivo Udara ha sabido superar. 

El nivel de las bandas que se presentaron fue buenísimo, pero no solo eso, los talleres que se dictaron fueron otro gran aporte, uno muy inspirador. El Festival contó con la música de Pánica, Pope Joan, Grava, Rey Sombra, Halekin, Descargo y Maleficio, Baby Cohete, TurtleSun, Dizclaimers, La Georgie Boy, Malandra a secas, Elektra, Hierra, Guaypes Club, La Bollito Band, Trío Las Torpederas, Dianda Reds and Family for Children y con la increíble Banda Udara 2023, compuesta por destacadas músicas de la escena under nacional, que realizó un emotivo homenaje para recordar el legado de Cecilia, la incomparable, pero en clave rock and roll.

Es rico y refrescante ver que en Chile existe la capacidad de realizar eventos de este tipo, me saco el sombrero para felicitar a la organización, y de paso, desearles a la Corporación Cultural Udara que sigan con su labor, ya que es tremendamente necesaria y apreciada. 

Para más información, revisa sus redes sociales y visita el sitio web www.udararock.com 

¡Revive el primer día del Festival Udara haciendo clic aquí!
¡Revive el segundo día del Festival Udara haciendo clic aquí!