Amamos a Clarissa

Por Lorena Gaete Z.

 

Hay libros que nos encuentran, llegan justo en el momento que el universo o las maravillosas sincronías deciden que es para ti.

Hace ya varios años, llegó a mis manos un texto que cambió algo en lo profundo.  “Mujeres que corren con los Lobos” de Clarissa Pinkola Estés, fue mucho más que un libro. Fue una experiencia tan psíquica y envolvente que produjo en mi -es loco lo sé – una voltereta al alma: profunda, reveladora, apapachadora.

Tanto me volé en sus páginas que comprendí que no sólo era un texto de lectura – obvio lo era- pero, además, fue un libro terapia que abrió una gran caja de conocimientos ancestrales, guardados, subterráneos.

Hasta hoy guardo esa primera experiencia como algo casi sagrado.

Vino una segunda lectura, años después, donde me puse al servicio de la vieja sabia. Asumí que la experiencia sería distinta. La vida, mi mundo todo había cambiado.

Y extrañamente – o felizmente – Clarissa lo hizo de nuevo: me metió entre sus páginas y entró incluso a mi mundo onírico donde fue visitada varias veces por la vieja sabía que vino a recordarme que también era parte de mi linaje, que se extendía mucho más profundo. Era yo también mi vieja sabia conocedora de linajes, de hierbas y sahumerios, de aprendizaje y conocimiento sagrado.

Desde ahí aprendí a escucharla, a olfatear a través de un pulso misterioso, casi imperceptible y a su vez tan, tan poderoso en su manifestación.

Paso el tiempo y hace poco llegó Clarissa nuevamente, esta vez me trajo ” El baile de las mujeres sabias” y estoy esperando la próxima lluvia para entrar en sus páginas y comenzar a bailar con ellas.

Por Lorena Gaete Z.