Acompañar en el duelo se ha convertido en parte importante de la sanación

Por Marta Zepeda Ramírez

Hay un editorial que ha sacado dos publicaciones que apoyan el duelo, tanto de la madre que ha vivido la muerte de un hijo, como la de los hermanos que, a su vez, viven el duelo tras la muerte de su hermano. Pequeña Alicia Editores nace por la necesidad de poner en papel el profundo dolor que dejó la muerte de Alicia, luego de dos días de vida.

Para mí, la escritura, se convirtió en la búsqueda de paz. Soltar la antigua yo, para conocer y reconocer esa nueva persona que se estaba gestando. Con el vientre vacío, los ojos hinchados y el espíritu quebrado, mis manos comenzaron a trabajar. Mis dedos botaron la rabia y el dolor, recompusieron lo que quedaba y me dieron fuerza, para que el respirar no fuera solo eso, fuera vivir, contar la historia de Alicia y mi propia historia, recordarla con gratitud y amor, y ser compañía para quienes viven lo mismo que viví.

En un primer período, nacen En el otoño de Alicia, el cual es un libro testimonial que relata los 2 días que vivió la pequeña Alicia junto a su familia, y como vivieron sus padres el proceso al enterarse que su hija nacería con Síndrome de Edwards o trisomía 18, la cual tiene una baja expectativa de vida. Posteriormente, sale a la luz Junto a la luna y las estrellas, es un cuento que busca llevar a los niños a entender, a través de la experiencia de un par y desde la cotidianidad, que el dolor y la tristeza que están sintiendo ellos y sus familias es normal.

 

Ambos libros de acompañamiento en el duelo, fueron publicados en la forma de auto publicaciones de la mano de Pequeña Alicia Editores.

Cada etapa trae consigo nuevos proyectos, nuevas posibilidades de realizar acciones en honor a Alicia, y en apoyo de quienes viven esta dura experiencia. A ella se han sumado nuevos actores, con quienes trabajamos para concretarlos. Acompañar en el duelo se ha convertido en parte importante de la sanación, lo que he podido hacer junto a Fundación Amparos.

La muerte nos recuerda que somos humanos, sensibles, sencillos y frágiles, entonces ¿Por qué esquivarla si solo nos muestra la belleza de lo que somos o fuimos?

Hablemos de la muerte no como un ritual pervertido o desquiciado, hablemos de la ella porque, acompañar a otro en el dolor, es un homenaje a la vida, porque acompañar a otro en su duelo valida el dolor, porque quizás no podemos entender el sentir, pero podemos acompañar con un silencio que crea un lazo que sostiene. Hablemos de muerte para ser apoyo y compañía, porque eso nos dignifica como seres humanos, crea conciencia, y le da sentido a nuestra existencia.

Mario Benedetti dijo que “después de todo, la muerte es solo un síntoma de que hubo vida”, y lo confirmamos cada día que pasamos en el ejercicio de respirar, sentir, en el latir de nuestro corazón, finalmente, viviendo.

Marta Zepeda Ramírez – Mamá de Alicia. Actriz, locutora, cuentista y directora de Pequeña Alicia Editores. Autora de los libros de apoyo en el duelo “En el otoño de Alicia” y el cuento de apoyo en el duelo infantil “Junto a la luna y las estrellas”. Parte del equipo de acompañamiento de Fundación Amparos.

Más información en:

pequenaalicia@icloud.com

@pequenaalicia_editores